Gato Negro

UNA BELLA HISTORIA SOBRE UN LINDO GATO NEGRO

Por lo menos una vez al día nuestro viejo gato negro se nos acerca de una manera que todos hemos llegado a ver como una petición especial. No significa que quiera comida, salir o algo por el estilo. Su necesidad es de algo muy diferente.

Si le haces una seña con la mano, él saltará; y si no, permanecerá parado pacientemente esperando tu señal. Una vez que lo ha conseguido, empezará a vibrar hasta que toques su lomo, le rasques su barbilla, y le digas una y otra vez qué tan buen gatito es. Entonces su motor realmente se enciende, se acomoda cómodamente y “concede ovaciones”. De tiempo en tiempo uno de sus ronroneos sale de control, y se convierte en un resoplido. Te mira con sus grandes ojos abiertos llenos de adoración, y te da un lento guiño de confianza máxima.

Después de un rato, poco a poco se silencia. Si percibe que todo está bien puede permanecer en tu regazo para tomar una agradable siesta. Pero probablemente está listo a saltar e irse a hacer sus asuntos. De una o de otra manera está bien.

Nuestra hija lo dice sencillamente: “Blackie necesita caricias para ronronear”.

En nuestra familia él no es el único con esa necesidad: yo la tengo, y también mi esposa. Sabemos que la necesidad no es exclusiva de ninguna edad. Sin embargo, debido a que soy maestro tanto como padre, asocio esto especialmente con los jóvenes, con su rápida e impulsiva necesidad de un abrazo, de un cálido regazo, de una mano amiga, de ser arropado con un cobertor, no porque algo esté mal, no porque se tenga que hacer algo, sino porque así es como ellos son.

Hay muchas cosas que me gustaría hacer por todos los niños. Si pudiera haría solo una, y sería esta: garantizar a cada uno en todas partes por lo menos una buena caricia al día. Los niños, al igual que los gatos, necesitan caricias para ronronear.

Fred T. Wilhelms

Esta es una de las tantas historias del bestseller “Sopa de Pollo para el Alma”. Las historias de este libro fueron escritas y recopiladas por Jack Canfield y Mark Victor Hansen y son, en su gran mayoría, historias dirigidas a nuestros corazones y conciencias, nos enseñan qué cosas son verdaderamente importantes y también a abrir nuestras mentes para conocer el asombroso poder con el que todo ser humano nació: el amor.

Subimos ésta historia a nuestra página porque habla de un comportamiento gatuno que pocos sabemos ganar, su amor. El gato, a comparación del perro, es de carácter reservado y muy selectivo con las personas, ellos nos enseñan a ganarnos su amor por medio del respeto y las palabras gentiles, tal vez no entenderán exactamente lo que les decimos (o tal vez sí y no les importa ja, ja) pero sienten la vibración de tu voz y es por ese medio que ellos se guían. Pero cuando haz cumplido todas sus condiciones de respeto y afecto, te entregarán su corazón lleno de pelos y podrás disfrutar de ese ronroneo capaz de curar y acallar cualquier pena.

Imagen: <a href=»https://www.freepik.es/fotos/cubrir«>Foto de Cubrir creado por freepik – www.freepik.es</a>

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *